La Importancia de los Recursos Humanos en las PYMES 

Por Óscar Huerta Granados


Primeramente de entrada quisiera hacer una aclaración a algo que parece tan obvio ¿qué son los recursos humanos o qué entendemos como recursos humanos?, la mayoría al escuchar esta palabra inmediatamente piensan en las personas que trabajan en una empresa, así que piensan que entre más personas trabajan en una empresa mayores serán los recursos humanos con que cuentan.

Quiero decirles que en muchísimos casos esto no es así, voy a explicar el por qué, los recursos humanos no son el número de personas que trabajan en una empresa, son los recursos (conocimientos, habilidades, comportamientos y actitudes, en pocas palabras, son las competencias) que poseen las personas en la organización, por lo tanto, puede haber empresas con muchos empleados y con muchos recursos humanos, empresas con pocos empleados y muchos recursos humanos, muchos empleados y pocos recursos humanos y por último, pocos empleados y pocos recursos humanos. Por esta razón, podemos decir que entre más capacitada o más competencias tengan las personas que trabajan en una empresa, tanto mayor será su rendimiento y resultados satisfactorios, trayendo como consecuencia una mayor competitividad y empleabilidad.

La competitividad de las PYMES y aun de las grandes empresas se debe, en gran medida, a la calidad de sus recursos humanos, de forma que las competencias de los empleados y su continuo desarrollo, en el que la formación ocupa un puesto primordial, se convierten en un factor permanente de ventajas competitivas. Por eso, dedicar tiempo y recursos a adquirir, mantener y desarrollar las competencias de los recursos humanos de la empresa, pasa a ser un objetivo estratégico fundamental (Gómez-Mejía, Balkin y Cardy, 2001).

Lógicamente estos factores no afectan por igual a todas las PYMES. Hay sectores de actividad en los que las turbulencias e incertidumbres del entorno son menores que en otros, y organizaciones que abordan modificaciones estratégicas con mayor frecuencia que otras. Sin embargo, en la actualidad sí parece estar generalizándose la idea de que la vida útil de conocimientos y habilidades de los trabajadores es cada vez menor y, en consecuencia, es necesario realizar hoy más que nunca, políticas de recursos humanos que permitan asegurar la durabilidad del capital humano. Así, partiendo de la idea de que para asegurar dicha durabilidad no basta con captar a los mejores, los esfuerzos realizados durante la contratación deben complementarse y reforzarse mediante una adecuada política de formación. De esta manera, la política de formación pasa a considerarse como una inversión, a diferencia del enfoque tradicional en el que la misma se entendía exclusivamente como un gasto.

La rotación del personal y la pérdida de productividad han hecho que las empresas, cada vez con mayor intensidad, se preocupen por el valor de sus activos humanos (Colom, Sarramona y Vázquez, 1994).

En los últimos años, la planificación de la inversión en formación se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los directores de recursos humanos, ya que la formación de los trabajadores ha pasado a considerarse como una herramienta fundamental a la hora de abordar enfoques centrados en la calidad y la flexibilidad, así como frente a situaciones, cada vez más frecuentes, de cambio tecnológico y organizativo (Guerrero y Sire, 2001). Puede así afirmarse, que debido a la rapidez con que cambian las tecnologías y las habilidades requeridas, la consideración de los empleados como recurso competitivo requiere de organizaciones que inviertan en la formación y el desarrollo de sus empleados, es de realce considerar que si quieres personal competitivo (con un gran recurso humano) tendrás que pensar en que parte de tus ingresos se deberán destinar a la capacitación de los equipos de trabajo.

Es muy importante en el emprendimiento de una PYME contar con un equipo de trabajo que cubra todas las competencias necesarias para poder diseñar, arrancar, implementar y desarrollar el crecimiento de la compañía de una manera sostenida y que sea capaz de crear una o varias ventajas competitivas (propuesta de valor) que los lleve al cumplimiento de la visión y misión.

Se puede decir que gran parte del éxito de un negocio está en las personas que trabajan en ella, el teamwork es esencial para lograrlo, en la mayor parte del mundo se cierran grandes negocios y se hacen grandes alianzas tan sólo porque las personas con las que se tratan estos asuntos son personas con una magnífica reputación tecnológica, económica, social o académica. Se puede tener la más alta tecnología pero sin el recurso humano, la tecnología no podrá sacar adelante a la empresa, se podrá tener mucho capital pero sin recurso humano, ciertamente que no será suficiente para sostener una empresa, cuántas empresas con mucha inversión han salido del mercado porque las personas que la dirigen no toman buenas decisiones y no son aptas para continuar al paso del tiempo.

Cuando los inversionistas van a las Competencias Internacionales de Negocios (en mi personal apreciación), uno de los factores que más toman en cuenta (tal vez el que más importante) para poder tomar la decisión de invertir en una Startup es precisamente, el Teamwork de la empresa, haciendo preguntas como: quiénes son, qué expertis tienen, de dónde son, qué logros han tenido en sus carreras, de qué universidades u otras empresas provienen, con qué innovaciones o patentes cuentan, etc., tal vez pienses en que muchas personas que quieren emprender un negocio no cuentan con un currículum increíble pero hay que pensar en integrar un equipo de trabajo lo mejor posible para poder cumplir con las expectativas de alto crecimiento que la empresa necesita.

Quisiera que todo mundo comprendiera la importancia que los recursos humanos tienen para las PYMES y para todo tipo de empresas en general, ojalá haya cumplido con este propósito con este artículo, gracias.